Notre Dame des Landes: hasta la retirada del proyecto

febrero 25, 2014

NDdL

 

Comunicado de Les Alternatifs del 23 de Febrero de 2014

La principal lección de la manifestación del sábado 22 de Febrero contra el proyecto de aeropuerto en Notre Dame des Landes, es la fuerza y la diversidad creciente del movimiento de solidaridad. Una fuerte presencia del mundo campesino, con centenares de tractores, y decenas de miles de personas en la calle, de las que una gran parte participaban en los cortejos de los colectivos de apoyo y de movilización.

Se demuestra así que podemos recuperar la calle. Se demuestra también que la lucha en Notre Dame des Landes encuentra, por su tenacidad, su inventiva, y sus exigencias de alternativa al capitalismo productivista, un amplio eco en la sociedad, con la multiplicación de los comités de apoyo y el compromiso de muchísimos jóvenes.

El poder puede reprimir, intentar desviar la atención de lo esencial, pero no romperá la movilización.

Nuevas formas de politización, lazos entre resistencia y alternativa, entre ecología y combate social: ¡el impulso se ha tomado, hasta la retirada del proyecto Vinci-Ayrault!

Anuncios

Comunicado de las organizaciones convocantes de la Manifestación contra el aeropuerto de Notre-Dame-des-Landes del 22 de Febrero de 2014

febrero 23, 2014

La manifestación de hoy ha supuesto una movilización sin igual hasta la fecha

Se han contado 520 tractores, venidos de todos los departamentos limítrofes, dos veces más que el 24 de marzo de 2012 en Nantes. Esto muestra una implicación masiva del mundo campesino. Los tractores que se encargan de la vigilancia están dispuestos a intervenir sobre la Zona a Defender (ZAD).

Había 63 autobuses venidos de todas las regiones de Francia, dos veces más que cuando se hizo la cadena humana. Es el signo de una movilización a escala nacional y de la conexión entre Notre Dame des Landes y las otras luchas contra los grandes proyectos inútiles e impuestos.

Había entre 50.000 y 60.000 personas, muchas más que en el momento de la manifestación de la re-ocupación del 17 de noviembre de 2012. Se trata de la movilización más masiva del movimiento hasta la fecha.

La manifestación fue festiva, creativa y decidida, con batucadas, salamandras, tritones gigantes, máscaras de animales que mostraban la negativa a la destrucción de las especies protegidas y a las supuestas medidas de compensación. Se sucedieron las tomas de palabra y las animaciones hasta las 18 horas en la plaza ajardinada Daviais.

La prefectura había decidido poner a Nantes en estado de sitio e impedirnos a nosotros hacernos visibles en el centro de la ciudad. Es la primera vez que se prohíbe a una manifestación pasar por el Cours des 50 Otages (el Paseo de los 50 Rehenes). Una parte de la comitiva pasó por la isla Beaulieu. Trató de pasar por el trayecto inicialmente previsto e hizo frente a una represión policial violenta a tiros de pelotas de goma, gases lacrimógenos y granadas ensordecedoras. Esto no impidió a los manifestantes quedarse en masa en las calles de Nantes hasta el final.

Existen diferentes maneras de expresarse en este movimiento. El gobierno se muestra sordo ante la contestación anti-aeropuerto, por lo que no es asombroso que una cierta cólera se exprese. ¿Qué podría pasar en caso de una nueva intervención sobre la ZAD?

Este día es un éxito y los diferentes componentes de la lucha siguen unidos sobre el terreno. La oposición no para de crecer desde hace 30 años. ¡El gobierno no tiene otra elección que abandonar el proyecto de aeropuerto!

Gardarem NDDL

Traducción: Paco Fernández, militante de Alternativa Roja y Verde – Los Alternativos


Nuclear y Transición Ecológica

enero 12, 2014

Nuclear y transición ecológica (Resolución sobre Ecología adoptada por el Congreso de Les Alternatifs – Los Alternativos de Noviembre de 2013)

Notas Introductorias:

#1. Se trata de reafirmar esencialmente nuestro posicionamiento antinuclear. En efecto, desde el congreso de Ruán de noviembre de 2010, ha tenido lugar la catástrofe de Fukushima en marzo de 2011 con todas sus consecuencias.

#2. La resolución es más detallada con el fin de precisar un marco y definir los objetivos que conciernen a nuestra concepción de la transición ecológica y energética, y esto, en un camino autogestionario.

  • 1. Por el abandono de la energía nuclear civil y militar.

Para recordar: Francia posee el número más elevado en el mundo de reactores nucleares por habitante (58 reactores, casi uno por un millón de habitantes) y su consumo de energía es dependiente de las energías fósiles en un 75 %. La nuclear produce el 78 % de la electricidad.[i]

La catástrofe de Fukushima de marzo de 2011 demostró una vez más el peligro del átomo, en lo que respecta al sector vinculado al “átomo militar” (MOX: mezcla de óxidos de Uranio y Plutonio[ii]). Es imposible ignorar todos los accidentes nucleares que han salpicado el mundo desde el de Three Mile Island en 1979. No podría estar en discusión apostar sobre el futuro, a riesgo de un peor accidente “grave” o todavía de un accidente “mayor” (grave no controlado), que tendría consecuencias inconmensurables.

Alemania se comprometió con la vía del cierre, ¿por qué Francia no la imitaría optando por el abandono?

Los lazos intrínsecos entre el ejército y la industria nuclear no necesitan demostración y la energía nuclear es ante todo una energía de destrucción. Francia debe emprender un desarme nuclear unilateral y comprometer una readaptación de su industria militar basada en la utilización del átomo.

A nivel sanitario, es la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA) la que está encargada de las investigaciones de los efectos de la radioactividad, la Organización Mundial de la Salud (OMS) sólo puede publicar comunicados con el aval de la AEIA. La OMS debe poder efectuar investigaciones y publicar los resultados sin control de la AEIA, la cual está influida por los lobbies pronucleares.

Les Alternatifs son antinucleares, y reafirman:

  • su oposición a la energía nuclear civil y militar;
  • el compromiso que tomaron en el momento de la firma del “llamamiento solemne” de marzo de 2011 (firmado por 68 organizaciones en respuesta a la catástrofe de Fukushima) y que estipulaba:

◦             El abandono de todos los proyectos electronucleares en curso (EPR de Flamanville, línea THT Cotentin-Maine, EPR de Penly, ITER, Bure y los proyectos de centros de almacenamiento de los residuos nucleares generados en el sector electronuclear, ASTRID) mientras los ciudadanos no hubieren estado en condiciones de pronunciarse democráticamente sobre nuestra política energética, sobre el recurso a la energía nuclear, incluso si es necesario por referéndum;

◦             La renuncia a la prolongación de la explotación de los reactores que han alcanzado o sobrepasado los 30 años de funcionamiento;

◦             El abandono completo de todos los proyectos llevados a cabo en el extranjero por la industria nuclear francesa, lo que incluye la detención de todas las exportaciones, particularmente del “combustible MOX”.

Además, AREVA debe detener toda explotación de uranio en Níger, en Canadá y en Kazajistán, abandonar las prospecciones de minas africanas (en la República Democrática del Congo y en otros lugares) y Francia debe detener las intervenciones imperialistas destinadas particularmente a asegurar el aprovisionamiento del mineral, como recientemente en Malí.

Una vez decidido el abandono de la nuclear, habrá que comprometer la transición energética para realizar la salida de la nuclear, si es posible, entre 5 y 10 años.

Les Alternatifs iniciarán un proceso dirigido a los trabajadores, particularmente a los precarios de la nuclear, con el fin de intervenir en las condiciones de trabajo, un balance real del estado del conjunto, y de los riesgos expuestos.

Les Alternatifs defenderán sus posiciones cerca de sus compañeros de la reagrupación “Ensemble / Trait d’union” (también signatarios del “llamamiento” de marzo de 2011) y las expresarán en el seno del “Front de gauche”. Reforzarán su compromiso en las luchas antinucleares. Comprometerán una reflexión sobre su mantenimiento en el seno de la red “Sortir du nucléaire” (enfrentada a una crisis organizativa y con la que existen divergencias estratégicas) al final de la próxima Asamblea general de enero de 2014.

2.      Transiciones ecológicas y energéticas.

Durante la fase transitoria, desde la decisión del abandono de la nuclear, Francia deberá recurrir a energías fósiles (gas, carbón). Las energías fósiles representarían el 30 % de la producción de electricidad en caso de abandono de la nuclear en 10 años. Es por eso que deberán ser tomadas algunas medidas en los sectores que emiten más gases de efecto invernadero: los transportes, la construcción y la agricultura intensiva.

La transición energética debe insertarse en la transición ecológica global para, particularmente, permitir la reducción del consumo energético. Se trata también de incitar esta transición evitando al mismo tiempo, por una parte, el fortalecimiento del capitalismo a través del capitalismo verde y la economía verde,  y, por otra parte, la elección de una evolución de tipo reformista como la propuesta por el PG en el ámbito del ecosocialismo, que pretende esencialmente cubrir las necesidades.

La transición que queremos implica que el sistema productivo y, por tanto, las decisiones políticas (propiedad social, sistema financiero, …) estén en coherencia con los cambios económicos, en mutación rápida en un proceso coherente, aunque en adaptación semi-permanente. Esta transición debe ser meditada y debe comprometer tanto más cuanto que la energía, todavía más que otras cuestiones ecológicas, está en el corazón del sistema y es uno de sus determinantes principales, tanto del lado de la producción como del consumo.

Se trata de realizar una readaptación ecológica de la economía en su totalidad y en cada sector de producción y de intercambio: energía, industria, agricultura, distribución, ordenación y urbanismo. En sus tres componentes (producción, consumo e intercambio), el sistema económico que hay que construir debe responder a los objetivos siguientes:

  • satisfacción prioritaria y total de las necesidades humanas fundamentales: alimentación, formación, vivienda, salud, cultura;
  • limitación de las otras producciones, con prioridad para los bienes y servicios que mejoran las condiciones de vida y de trabajo, búsqueda de un uso colectivo y económico de los bienes duraderos (transporte, vivienda, equipos culturales y turísticos) y acceso lo más equitativo posible de todos a los bienes y servicios;
  • reparto equilibrado de la producción sobre todo el territorio;
  • búsqueda de formas de cooperación y de intercambio internacionales que respondan a los criterios enunciados más arriba para cada país afectado.

Estas orientaciones para un “alterdesarrollo” permiten responder a la pregunta de la evolución de la producción y del reparto de los bienes o de la riqueza superando los debates entre decrecimiento y tipo de crecimiento, e inscribiéndose en una búsqueda de la austeridad.

2.1     – Es en el ámbito de esta transición donde deben ser comprometidas medidas a corto plazo:

  • invertir masivamente en la búsqueda de energías renovables comenzando por redestinar los créditos consagrados a la nuclear y al ITER.
  • desarrollar un mix energético (hidráulica, solar, éolica, biomasa, geotérmica, etc.) a gran escala, que permitirá una producción equivalente a la de 25 reactores nucleares en 10 años.
  • renunciar a los proyectos de exploración y de explotación del gas y el petróleo de esquisto y de anular todos los permisos que han sido concedidos.
  • ahorrar energía poniendo freno a los despilfarros. Gracias sólo al ahorro de energía, 23 reactores nucleares podrían estar parados en 10 años.

Pero la eficiencia (reducción de los despilfarros, mejores tecnologías, etc.) no bastará, hará falta conjugarlo con la austeridad reduciendo la demanda final de energía a cerca de la mitad en la Unión Europea.

2.2     – Las apuestas y los desafíos democráticos de la transición energética.

La apuesta por la transición sobrepasa ampliamente nuestras fronteras y concierne al conjunto del planeta. Debemos pues razonar a esta escala. La explotación fósil ha estallado con el desarrollo del capitalismo (representa el 90 % de las fuentes de energía) y el acaparamiento de los recursos genera numerosos conflictos. La nuclear representa sólo el 2 % de la producción mundial.

Las apuestas geoestratégicas son enormes. Suponen repensar las relaciones entre los estados y comprometer una nueva distribución mundial repasando de nuevo los intercambios y, en primer lugar, reduciendo los flujos de transportes. Para responder a las apuestas climáticas del horizonte 2020 y 2050, se impone un cambio radical de nuestro sistema energético, que deberá respetar un equilibrio Norte-Sur y garantizar la justicia social.

Este cambio implica:

  • Una reducción importante del consumo de energía de los países del Norte y el abandono de la energía nuclear en Francia. Lo que a su vez cuestiona las lógicas capitalista y productivista.
  • Una crítica radical del crecimiento capitalista y el decrecimiento de una parte de la producción material (en particular la que tiene relación con el armamento y la publicidad) y transportes por carretera, individuales y aéreos, por la relocalización y el desarrollo de una autonomía alimentaria a escala de los territorios (escala que debe ser determinada por la democracia activa), así como el fortalecimiento de las luchas contra los grandes proyectos inútiles e impuestos (GPII): es lo que llamamos la objeción al crecimiento y el “alterdesarrollo”.
  • Una contestación al «capitalismo verde», que no se halla en condiciones de responder a las apuestas energéticas y ecológicas. Las medidas técnicas – llamadas de eficiencia – que representan el 70 % en el escenario Négawatt[iii], favorecen particularmente los beneficios de las multinacionales. La urgencia ecológica impone la puesta en marcha de soluciones que descansan en la elección de técnicas apropiadas, renovables y duraderas, lo mismo que una producción descentralizada y diversificada.
  • Una articulación entre una democracia económica y social – que excluye la producción y la distribución de la energía en la esfera del mercado y del beneficio – y una democracia activa que articula formas representativas y procesos de democracia directa (presupuestos participativos, instancias de decisión ciudadanas que tienen por objeto la elaboración de los proyectos, el control de su puesta en marcha y la evaluación de su realización, con eventualmente su reconsideración), que podría plasmarse en el marco de una «ordenación / planificación democrática ecológica».

El desafío está pues en conjugar la «democracia real» y la justicia social.

2.3     – La transición ecológica y energética implica:

  • una articulación entre los niveles nacional y local, en términos de producción y distribución de energía: entre un servicio público nacional (polo público de la energía) e instancias locales: entidades públicas controladas por los ciudadanos y trabajadores y cooperativas (SCIC[iv]). La ley Energía de 2002, llamada Cochet, que ha desregulado la producción de la electricidad y maximizado los beneficios, debe ser revisada;
  • una reconversión ecológica de la industria (automóvil, agroalimentaria, abandono de la nuclear, etc.) y una relocalización de las actividades con unidades de producción más pequeñas;
  • un desarrollo importante de los transportes colectivos respetuosos con el medio ambiente (trenes, tranvías, etc.)
  • la elaboración de planes alternativos que unan a los-as trabajadores-as, los sindicatos, las asociaciones y los-as ciudadanos-as con el fin de garantizar los derechos sociales y el respeto de la naturaleza que integre totalmente nuevas relaciones de producción y nuevas organizaciones del trabajo;
  • una toma en cuenta de las necesidades sociales (accesos al agua y a la energía para todas y todos) y la puesta en marcha de un reparto equitativo indispensable entre los niveles nacionales y locales que incluyan la gratuidad de los primeros tramos y tarificaciones progresivas;
  • una convergencia de las luchas sociales y ecológicas para influir en las orientaciones políticas a un nivel macro, las luchas aceleran la toma de conciencia;
  • una valorización de los campos de experimentación (agricultura, autoconstrucción, producciones cooperativas de energía renovable, etc.);
  • reflexiones ciudadanas a escala territorial que permitan compartir las “inteligencias” y desarrollar alternativas concretas innovadoras. Las coordinaciones locales entre las cooperativas de producción e instancias políticas de participación permitirían lograr esa meta.

Les Alternatifs participarán activamente en las diferentes iniciativas: foros sobre la transición ecológica y energética para confrontar sus posiciones con los-as ciudadanos-as. Se implicarán en las experiencias alternativas.

Allí donde estén y estuvieren presentes en los municipios, propondrán incitar el debate con los-as ciudadanos-as y las experimentaciones locales alternativas de producción de energía en el ámbito de estructuras públicas controladas por los-as ciudadanos-as o en cooperativas.


[i]               N. del T.: Para comparar, España posee 8 reactores, depende en torno a un 80% de energías fósiles (el resto son un 10% nuclear y un 10% renovables) y la nuclear representa en torno al 20% de la electricidad producida.

[ii]              N. del T.: El combustible MOX, Mixed Oxide, permite reciclar parte de los residuos nucleares de origen militar, y era el usado en el reactor 3 de la central de Fukushima I, proporcionado por la empresa francesa Areva.

[iii]             N. del T.: El escenario Négawatt, es un modelo energético francés basado en el ahorro y la eficiencia energética y el uso de energías renovables propuesto por la asociación NégaWatt hasta el 2050.

[iv]            N. del T: Société coopérative d’intérêt collectif, sujeto de derecho francés, cooperativa sin ánimo de lucro, con el fin de producir bienes o servicios de utilidad social, constituida por al menos los asalariados de la cooperativa, los beneficiarios o usuarios de sus actividades y los contribuyentes al contado o en especie a su desarrollo.

Traducción: Chema, militante de Alternativa Roja y Verde – Los Alternativos

nucleares socorro


CONTRA LA PRIVATIZACIÓN DE NUESTROS MONTES

mayo 4, 2013

El gobierno de Cospedal ha decidido vender, enajenar, casi 200.000 hectáreas de terrenos públicos (principalmente Montes de Utilidad Pública – MUP), en beneficio de unos pocos, siguiendo con el proceso de privatización que se desarrolla en otros ámbitos fundamentales de nuestra sociedad como la Sanidad y Educación públicas. Y a un precio irrisorio, porque los piensan malvender por 45 millones de euros (apenas el 0,6% del total de los ingresos previstos para el año 2.013), para que sus amiguetes ricos puedan disfrutarlos y explotarlos sin apenas costes. Nos están robando a todos lo que es nuestro.

Así se desprende de los Presupuestos de 2013 de la Junta. Y esto a pesar de que la Ley 3/2008, de 12 de junio, de Montes y Gestión Forestal Sostenible en Castilla-La Mancha, establece en su artículo 7 que los montes pertenecientes al dominio público forestal son inalienables, imprescriptibles e inembargables. Como está pasando en todos los campos, el poder está saltándose incluso sus propias leyes para beneficiar a los suyos. Cuando los ciudadanos reclamamos cosas, nos dicen que las leyes no lo permiten. Cuando a los capitalistas y señoritos les interesa, se cambia lo que haga falta.

De los 228 montes de utilidad pública que posee la Junta, han preseleccionado 57, y pretenden vender 30 de ellos, repartidos por las 5 provincias. Son 40.038 hectáreas de las 170.471 hectáreas que ocupan dichos montes. Por tanto, estamos hablando de algo más de la cuarta parte de los montes de utilidad pública de nuestra región.

Recomendamos la lectura del breve Informe de Ecologistas en Acción de Febrero de este año: “Listado inicial de montes públicos susceptibles de venta en Castilla-La Mancha. Valoración del impacto ambiental y territorial” (puede verse en: http://www.ecologistasenaccion.org/IMG/pdf/informe_venta_montes_publicos_clm.pdf). En ese informe (que incluye la cartografía con la ubicación de los montes) se puede comprobar que, desde el punto de vista de nuestros ecosistemas, de muestro medioambiente, esta decisión del gobierno regional del PP sólo puede ser calificada como una auténtica salvajada. Estamos hablando de espacios naturales protegidos, de espacios que están dentro de la Red Natura 2000,… De espacios, en definitiva, que juegan un decisivo papel en el mantenimiento de nuestro medioambiente. Y de las economías locales, porque los usos económicos tradicionales que los Montes de Utilidad Pública permitían a los ciudadanos de los municipios se verán eliminados. Y se acabará con el disfrute público y gratuito de esos privilegiados espacios.

Por tanto, se van a malvender espacios que durante años han sido protegidos y mantenidos con dinero público, obteniendo a cambio unos ingresos ridículos (el metro cuadrado saldrá a 10 céntimos). Y se los quedarán, como todo, personas allegadas al poder y que disponen de grandes capitales. ¿También en esto estará implicada alguna empresa del marido de Cospedal?

Ya que Cospedal ha abierto la veda, a esta ola de privatización de los montes se ha sumado también el PSOE. El Ayuntamiento de Cuenca, que está gobernado por el PSOE, le ha solicitado a la Junta la descatalogación de la Dehesa de la Melgosa, para convertirla en un campo de tiro. Y la Junta ha accedido, por supuesto. Después nos dirán que no son lo mismo, pero el tandem PPSOE cada vez engaña a menos gente.

Una vez más, los gobiernos que por desgracia nos ha tocado sufrir quieren hacer de algo común, de algo que nos pertenece a todos, el negocio de unos pocos. Parece que no es suficiente con el expolio de la Sanidad, de la Educación y en general de todos los Servicios Públicos. Ahora tenemos que sumar a esa larga lista los montes y espacios naturales públicos. Este robo debe ser considerado, además, junto a otras agresiones que quieren imponernos. Como el basurero nuclear en Villar de Cañas. O los proyectos de fracturación hidráulica en el Campo de Montiel y La Mancha, o en la zona de Hellín.

Así que ya sabemos lo que quieren para nosotros. Mientras los trabajadores van al paro y la miseria, nuestros jóvenes se ven forzados a emigrar y nuestros pueblos se quedan vacíos, los señoritos de siempre organizarán aquí sus cacerías y sus juergas. Para eso estaba también pensado el aeropuerto de Ciudad Real, el que llevó a la ruina a la Caja Castilla-La Mancha y ahora está cerrándose definitivamente, para que vinieran señoritos de todas partes a cazar y a irse de putas. 

El núcleo de militantes en La Mancha de Los Alternativos – Alternativa Roja y Verde queremos mostrar nuestro total rechazo a este tipo de negocios que solo benefician a unos pocos y perjudican a tantos. Creemos que el modelo de desarrollo económico debe forzosamente caminar de la mano de modelos sostenibles y amables con el medio ambiente, en el que vivimos y al que estamos obligados a respetar. Y en manos de los trabajadores y el pueblo en general, a través de procesos autogestionarios en los que sea la ciudadanía quien decida lo que hace con lo que legítimamente es suyo.

Por lo tanto, exigimos la paralización de la venta de los montes, pues lo consideramos muy dañino para el medio ambiente, nada rentable económicamente (excepto para unos pocos) y alejado del modelo económico y social que perseguimos para nuestra tierra y nuestros conciudadanos. Nos solidarizamos también con la campaña unitaria que están desarrollando la Asociación de Forestales de España (PROFOR) y las organizaciones ecologistas Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Greenpeace, SEO/Birdlife y WWF.

Núcleo de militantes de Los Alternativos – Alternativa Roja y Verde en La Mancha. Abril de 2013

defiende-monte-publico11


10 de Marzo: Concentración contra la fractura hidráulica en El Bonillo

marzo 6, 2013

cartel el bonillo 10M

Los militantes del núcleo de Los Alternativos – Alternativa Roja y Verde en La Mancha participaremos también en esta nueva movilización contra la fractura hidráulica, como venimos haciendo en las diversas acciones de la Plataforma creada para luchar contra esta agresión del poder.


El proceso de construcción de la Soberanía Alimentaria en Castilla- La Mancha y Extremadura

julio 20, 2012

Desde 1996, la Soberanía Alimentaria está encima de la mesa como propuesta para ayudar a resolver problemas medioambientales como la desertificación, el calentamiento global, la contaminación de tierras y aguas,  la disminución de la biodiversidad, la adaptación a nuevas condiciones climáticas, y socio-económicos, como la emigración y el desempleo rural, la desvalorización del mundo rural, el consumo irresponsable y el hambre.

El movimiento internacional La Vía Campesina, formado por agricultores/as, pueblos pastores e indígenas, pescadores/as artesanales y demás organizaciones productoras de alimentos de todo el mundo, propuso la Soberanía Alimentaria en el Foro alternativo a la Cumbre sobre la Alimentación celebrado en Roma ese año 1996 ante las políticas comerciales y agrarias que se estaban imponiendo basadas en la liberalización de los mercados agrarios y la revolución verde. Estas políticas se oponen radicalmente a la visión de La Vía Campesina, en la cual el modelo agroindustrial de producción, transformación y distribución de alimentos es el principal causante del calentamiento global y del proceso de desaparición del campesinado, especialmente en los países más industrializados en donde este modelo agroindustrial está en mayor medida implantado.

El modelo de la soberanía alimentaria no contempla aspectos sustancialmente novedosos, únicamente aglutina desde los valores del respeto al medio natural y la justicia social, el conocimiento y la experiencia acumulada en siglos por parte de las comunidades campesinas. Poco a poco se van sumando ecologistas y personas del mundo científico que contemplan como este modelo puede ayudar a resolver muchos de los problemas actuales que se viven a nivel global y, sin duda, también en el ámbito local.

La soberanía alimentaria plantea una lógica racional sobre los recursos naturales y productivos, éstos son limitados y debemos usarlos de manera responsable cuidando su reconstitución natural adaptando nuestras necesidades a su existencia. El agua, la tierra, las semillas y los animales están ahí y deben seguir estando en estas condiciones o mejores para que las próximas generaciones puedan vivir dignamente, y ésta es una tarea actual que estamos haciendo mal. Cada vez hay menos agua potable y en peores condiciones, la tierra fértil cultivable es también cada año menor, la variedad genética que permite una mejor adaptación al medio está siendo erosionada por los híbridos y los transgénicos, al igual pasa en las razas de los animales que se usan en ganadería. Por eso, desde el paradigma agroecológico que defiende la soberanía alimentaria los recursos son un bien común no privatizable, ya que la privatización de los recursos conlleva su uso indiscriminado guiado por intereses económicos.

El modelo agroecológico tiene en cuenta los ciclos naturales para acompañar a la naturaleza en sus procesos, en vez de obstaculizarla, a la vez que esto repercute de manera beneficiosa en la producción. Unas producciones pequeñas, diversificadas, sin uso de productos sintéticos, no sólo respetan el medio ambiente más que un monocultivo de grandes extensiones con uso de químicos, sino que producen mayor cantidad de alimentos y de mayor calidad.

La relación directa entre productores/as y consumidores/as es muy importante para mantener el tejido rural vivo y la conexión campo-ciudad, favoreciendo un consumo conocedor de sus repercusiones. Para ello, la soberanía alimentaria se basa en canales cortos de comercialización (venta directa, mercados locales, pequeñas tiendas especializadas) que minimizan los riesgos sanitarios a través de un control local de la alimentación y evitan transportes innecesarios que ahorran energía.

Al final de la cadena alimentaria, el consumo, teniendo una relación cercana con la producción,  valora y decide con mayores argumentos qué comer, qué cantidades, cuándo y demás decisiones que hacen del consumo un elemento determinante para favorecer un modelo sostenible.

Desde 1996, La Vía Campesina y organizaciones aliadas, como la Marcha Mundial de las Mujeres, grupos ecologistas y movimientos de distinto tipo que apoyan la soberanía alimentaria, vienen debatiendo fórmulas para hacer frente a las políticas que perjudican el derecho a la alimentación, el derecho de las campesinos y campesinos a producir y el control social de la alimentación. Han existido y existen luchas contra la liberalización de los mercados agrarios y los acuerdos comerciales, los transgénicos, los agrocombustibles, la especulación alimentaria, el modelo productivista, las grandes cadenas de supermercados y empresas de semillas industriales y otros insumos agrarios.

Paralelamente, en 2007, La Vía Campesina hizo un llamamiento internacional para comenzar a construir la soberanía alimentaria desde abajo, dado el contexto en el que el estamento político esta controlado por sectores económicos, entre los que se encuentran las poderosas industrias agroalimentarias. El llamado de Nyélény invita a ir enlazando producción con consumo, articular circuitos cortos de comercialización, producir de manera agroecológica, consumir conscientemente e ir estableciendo alianzas que fortalezcan estos vínculos e ir adquiriendo mayor control sobre nuestros alimentos.

El llamado de Nyélény se ha ido extendiendo por los distintos continentes a diferentes ritmos. En España, en el año 2008 la Plataforma Rural, que acoge a colectivos y organizaciones que trabajan por un mundo rural vivo, realizó un llamamiento estatal para construir la soberanía alimentaria, desde entonces han surgido movimientos locales que se han ido organizando, estableciendo contactos y creando canales de comercialización alternativos para conseguir una alimentación saludable respetando el entorno y pagando un precio justo al campesinado.

En agosto de 2011 tuvo lugar el I Foro Europeo por la Soberanía Alimentaria en Austria, en el que más de 600 representantes de estos movimientos locales de toda Europa se juntaron para proclamar la soberanía alimentaria para el continente, después de décadas de políticas agrarias que han perjudicado enormemente el medio rural, políticas comerciales que desprotegían la producción local y políticas económicas que potenciaban el crecimiento económico sin tener en cuenta las consecuencias ambientales.

La Alianza por la Soberanía Alimentaria de Castilla-La Mancha y Extremadura viene realizando encuentros anuales desde 2010, cuando tuvo lugar el primero en Villanueva de Guadamejud (Cuenca), en 2011 se volvió a reunir durante un fin de semana en la Venta de Contreras, Minglanilla (Cuenca), sede de la Plataforma Rural y Universidad Rural de La Manchuela, y en el presente año 2012 tendrá lugar el III Encuentro en Alburquerque (Badajoz).

Pero todo esto es cómo llega el movimiento general, global a nuestro territorio. El verdadero desarrollo de la Soberanía Alimentaria es el que tiene lugar en el ámbito local, que es donde la red se hace efectiva. En concreto, en el entorno de la ASAP (Alianzas por la Soberanía Alimentaria de los Pueblos) de Castilla-La Mancha y Extremadura se unen numerosos grupos y asociaciones del ámbito de la producción agropecuaria y la agroecología, defensa del medioambiente, consumo justo y responsable, movimientos campesinos.

Lo verdaderamente importante y que supone una alternativa efectiva es todo el desarrollo de iniciativas que se han desarrollado desde cada uno de los grupos y entre ellos para la implantación en el territorio de los principios de la Soberanía Alimentaria, visibilizando primeramente problemas territoriales, medioambientales y políticos  derivados de las políticas institucionales.

Así, se han desarrollado actividades coordinadas de difusión y denuncia en materia de lucha contra los transgénicos, tanto en su cultivo (Castilla-La Mancha es una de las regiones españolas donde este tipo de cultivos tiene un número de hectáreas cultivadas importante), como en la distribución, que alcanza numerosos productos alimenticios habituales, y las repercusiones socio-económicas asociadas al uso de estos productos y el modelo agroindustrial que representa, en nuestras zonas rurales y sobre todo en las zonas campesinas del tercer mundo. Gran parte de estas acciones han sido promovidas por ecologistas en acción de diversas provincias de la región junto con grupos de consumidores autogestionados de las zonas de mayor visibilidad de estos cultivos, como son Albacete y el entorno de las Tablas de Daimiel.

Paralelamente a este problema del uso de transgénicos, surge la necesidad de rescatar nuestros recursos genéticos, nuestras variedades y razas autóctonas, muy amenazadas por el modelo agroindustrial que las ha relegado durante años al ámbito del autoabastecimiento familiar. La promoción de variedades comerciales más productivas, llevadas a cabo tanto por multinacionales como por instituciones públicas (entre las que se encuentra la propia universidad regional y la consejería de agricultura) ha hecho que el número de variedades cultivadas para su comercialización se redujera en estos últimos años a la cuarta parte de las que existían a principios de la década de los 70.

Como reacción a esta situación ha sido necesaria la creación, desde la ASAP, de la Red de Semillas de Castilla-La Mancha, en respuesta al peligro de desaparición de muchas variedades locales adaptadas a los suelos y microclimas específicos de nuestra región, a la vez que intentan poner en valor usos casi perdidos de distintos cultivos y recursos gastronómicos y nutricionales que solo pueden aportar este tipo de productos.

La lucha por el agua ha sido otro tema importante desarrollado en la ASAP regional. Son muchos los problemas en este ámbito que tenemos en nuestro territorio derivados del propio concepto de agua y su uso promovidos desde las distintas administraciones. El agua es ahora en la región un derecho mercadeable al servicio de la generación de riqueza económica. De esta forma, por ejemplo, se han consolidado derechos de agua para regar cultivos como el de la viña que históricamente ha sido un cultivo de secano, debido a la reestructuración varietal a variedades foráneas con mayores necesidades hídricas y a la implantación de sistemas de conducción más elevados para asumir un mayor grado de mecanización. Además, las políticas hidráulicas entre cuencas hidrográficas han contribuido también al desarrollo de esta idea mercantilista del agua y su simple consideración de ser un elemento que se comercializa mediante una tubería. Por último, esta situación de los regadíos, sumada al abuso de pesticidas en la práctica de la agricultura intensiva dominante, han generado serios problemas de contaminación de los acuíferos que han hecho saltado las alarmas, teniendo que legislar las administraciones públicas competentes medidas urgentes para intentar paliar estos efectos.

Desde las redes de Soberanía Alimentaria se han promovido en este capítulo varias iniciativas de denuncia de estas situaciones y definición de nuevos modelos de gestión y uso de este bien común. Podemos destacar en este capítulo las iniciativas llevadas a cabo en Toledo con la creación de la Plataforma en Defensa del Tajo y las jornadas realizadas en diversas comarcas sobre la Nueva cultura del Agua, donde se define y defiende un modelo de Agua basado en la idea de bien común, que recibimos prestado nuestra generación para trasmitirlo a las generaciones venideras, que es parte principal de nuestro entorno natural y que implica a toda la ciudadanía en su cuidado y gestión.

Pero en la construcción de la Soberanía Alimentaria, lo más importante es la implementación del nuevo modelo que propone, basado en una agricultura y ganaderías respetuosas con el medio ambiente y justas económica y socialmente; agroecológica y  tradicional, no necesariamente ecológica certificada; de campesinos, campesinas, pastores y pastoras, que distribuyen sus productos directamente en canales cortos de comercialización. Por otro lado, los otros eslabones de la cadena, los consumidores y las consumidoras, en unidades familiares normalmente, se agrupan en distintos modelos, asociativo o cooperativo normalmente, o simplemente como grupo social que recupera modelos como la venta ambulante o de mercados; busca un alimento producido bajo los principios antes citados y en numerosas ocasiones participan en alguna fase de la producción-distribución.

Durante los últimos dos años han sido muchas las jornadas realizadas por toda la región, desde los distintos colectivos que integran la red. Charlas informativas sobre los distintos modelos de grupos autogestionados, con las experiencias de los ya existentes, con participación de productores y consumidores, promoviendo la creación de nuevos grupos y ayudando y dinamizando los momentos de inicio, así como desarrollando la red común, el segundo grado.

El resultado a fecha de hoy, tras la suma de todas las acciones realizadas, es que existen ya grupos de consumidores autogestionados de estas características en todas las ciudades de nuestro ámbito territorial y en la mayoría de los principales pueblos, a la vez que un nuevo grupo de productores y productoras que trabajan directamente para estas redes desde los principios de respeto, justicia y naturaleza.

Y como ejemplo de una actividad realizada y promovida desde la red, sirva este trabajo de una buena ong amiga y muy activa en nuestro modelo de soberanía alimentaria, Veterinarios Sin Fronteras, con un  pequeño video que cuenta con la herramienta del humor manchego: “Dos tomates y dos destinos”

Antonio Pitule, agricultor ecológico y miembro del Núcleo de Los Alternativos – Alternativa Roja y Verde en La Mancha

Este texto ha sido realizado para dar a conocer la situación de la lucha por la Soberanía Alimentaria en CLM y Extremadura en el Encuentro Internacional de la Alternativa Roja y Verde

 


Luchas anti-nucleares en La Mancha (estado español)

julio 6, 2012

En este texto queremos comunicar a los participantes en este Encuentro Internacional Rojo y Verde algunas de las luchas que contra lo nuclear se han desarrollado en los tiempos recientes y se están desarrollando ahora mismo en el área geográfica de La Mancha. Lo haremos desde la perspectiva de la participación en esas luchas de quienes hoy conformamos el núcleo de Los Alternativos – Alternativa Roja y Verde en esta área. Nosotros hemos participado en ellas no tanto como núcleo específico sino sobre todo como miembros de varias organizaciones ecologistas y plataformas anti-nucleares, de manera coherente con nuestros planteamientos unitarios en relación a los movimientos y luchas sociales. Por eso, en el texto, explicaremos algunas cuestiones pero sobre todo daremos voz a esos movimientos a través de algunos de sus documentos, en cuya elaboración, apoyo y difusión hemos participado, y cuyos contenidos compartimos. Por eso nos parece muy importante darlos a conocer en este Encuentro Internacional.

Esos movimientos son, fundamentalmente:

Continuar leyendo: Nuclear – Encuentro Internacional RAGA