Comunicado de los Alternativos sobre las movilizaciones sociales en el Estado español

No somos mercancías en manos de políticos y banqueros. Ése es el lema recuperado en numerosas ciudades, de Barcelona a Valencia pasando por Madrid.

De manera similar a las revoluciones tunecina y egipcia, el movimiento espontáneo «¡Democracia real, ya!», iniciado el 15 de Mayo por los jóvenes y seguido por gentes de todas las generaciones, se ha difundido a través de las redes sociales. Guardando las distancias y en un contexto político diferente, es el mismo hartazgo el que se expresa.

Después del éxito de la movilización del 15 de Mayo, en el curso de la cual se desarrollaron unas sesenta manifestaciones, el movimiento se intensificó: campamentos, asambleas permanentes en numerosas ciudades. Personas que han perdido su vivienda y  jubilados que perciben pensiones bajísimas se unieron a los jóvenes. El malestar de una parte de la población se transformó en “indignación” hasta «Tomar la calle». Numerosos ciudadanos no se sienten ya representados por la clase política y se sublevan contra las políticas de austeridad tanto de la “izquierda” como de la derecha.

Este movimiento autónomo, autoorganizado y espontáneo, ha puesto de golpe sobre la mesa dos preguntas: ¿Quién debe pagar la crisis? ¿Por quién y cómo deben tomarse las decisiones en una sociedad democrática?

Pone en cuestión las políticas neoliberales de ajuste y busca alternativas. Las proposiciones que emanan de las asambleas se refieren, de manera confusa, a la supresión de los privilegios de la clase política y a la lucha contra la corrupción; a la lucha contra el paro, particularmente el de los jóvenes; al derecho a la vivienda; a unos servicios públicos de calidad; al control de los bancos; a la reforma del sistema fiscal; a la democracia activa; al cierre de las centrales nucleares; a la reducción de los gastos militares; a referendums sobre los tratados europeos…

Se trata de un levantamiento global para acabar con la política liberal llevada a cabo desde hace décadas en el Estado español, y endurecida por la crisis financiera que afectó duramente a este país. Las políticas de austeridad impuestas por la Unión Europea y el FMI en el Estado español, Portugal, Grecia, Irlanda, son insoportables para los pueblos.

Un cambio radical es necesario. Los manifestantes se niegan a pagar una crisis producto del rescate de un sistema financiero que está entre los peores especuladores de Europa. Con mucha agudeza señalan también la cuestión del funcionamiento democrático de una sociedad.

Los Alternativos expresan toda su solidaridad con este movimiento social espontáneo y sostienen la llamada de la Asamblea de Barcelona a su extensión con el fin de cambiar radicalmente la Unión Europea e insuflar un nuevo viento democrático en toda Europa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: